Cuando compramos o rentamos una impresora, lo que más nos preocupa es que tipo de tinta se usa en la impresora y cuánto puede durar. Además de la garantía de la calidad de impresión, los compradores quieren saber que los cartuchos de repuesto serán asequibles durante toda la vida útil de la impresora. Sí, la tinta puede ser costosa, especialmente para las personas que imprimen en grandes volúmenes, pero hay formas de reducir los costos de impresión con el tiempo.

Si bien no es necesario comprar más de uno o dos cartuchos a la vez, puede haber ahorros significativos si planifica con anticipación. Algunos cartuchos vienen en tamaño XL, lo que le brinda más tinta.

Es posible que algunas de las opciones predeterminadas de su impresora estén configuradas para la mejor resolución de impresión posible, dependiendo de la calidad que estás buscando, la cual se puede ajustar y reducir para poder ahorrar en tintas y cartuchos. Por ejemplo, no es necesario utilizar mucha tinta para imprimir un boletín o algo informativo para una empresa.

Siempre especifica solo escala de grises, es posible que una impresora trabaje con más calidad de la que realmente necesita. Para trabajos que no requieran color, quita la función de estos cartuchos dentro de la configuración.

Las diversas fuentes utilizan diferentes cantidades de tinta. Elija una fuente que esté optimizada para la conservación de la tinta y observa cómo disminuye el uso de tinta. Arial es una de las fuentes predeterminadas más populares y menos costosas.

Te invitamos a que sigas nuestras recomendaciones, somos expertos en el tema: Central de Copiadoras y Servicio.