El proceso de mantenimiento a equipos electrónicos se puede definir como aquel conjunto de cuidados y acciones que garantiza que puedan seguir funcionando de manera adecuada. Si bien, es recomendable hacerlo cada cierto tiempo, es necesario saber las diferencias entre el mantenimiento preventivo y el mantenimiento correctivo.

El mantenimiento preventivo se debe realizar en equipos que están operando con normalidad, y sirve para buscar, encontrar y reparar las fallas de los equipos antes de que empiecen a afectar su funcionamiento. Con esto se puede evitar fallas graves y reparaciones costosas, mejorar sus condiciones de trabajo y alargar la vida útil de los equipos activos.

Por otro lado, el mantenimiento correctivo es el que se encarga de corregir los defectos en los equipos, es decir se encarga de reparar los equipos cuando ya están averiados, cambiando refacciones o piezas clave de su funcionamiento.